Y si pasamos un fin de semana "tranquilo"

Quien soy
Martí Micolau
@martimicolau
REFERENCIAS EXTERNAS:

travellerspoint.com

Autor y referencias

Quién no ha soñado nunca, tras una larga semana de trabajo al 100 la hora, en disfrutar de un fin de semana tranquilo y silencioso sin hacer nada más que disfrutar sin ningún tipo de constreñimiento. Tuve la oportunidad, hace unas semanas, de probar un nuevo concepto de fin de semana propuesto por una startup llamada " Tranquilo ".

Antes que nada, empecemos por preguntarnos qué es un fin de semana tranquilo. Cuando decimos estas palabras, inmediatamente viene a la mente la imagen del campo. Paseos por el bosque, visitas culturales, el descubrimiento de pequeños lugares agradables. Más bien “fácil” me dirás. Sí, salvo que, de hecho, todos sabemos que durante este fin de semana un montón de pequeñas cosas nos irán alejando poco a poco de nuestro principal objetivo: relajarnos y disfrutar de las personas con las que estamos. ¿Un montón de cositas? El teléfono y sus innumerables notificaciones, la televisión, el ordenador, todas estas cosas nos arrebatan, sin que nos demos cuenta, los beneficios de un fin de semana de relax en el campo.
Verás que es de esta simple observación que nació " tranquilo "



“auCalme”, ¿qué es?

“auCalme” nació de una aventura humana vivida por Arthur y Clément. Fue durante su gira mundial y más concretamente durante una estancia en Kirguistán, tras varios días aislados del mundo, que Arthur y Clément tuvieron la idea de crear este nuevo concepto de viaje desconectado. El bienestar sentido durante esta estancia en total desconexión hizo que quisieran compartirlo con el mayor número de personas posible, en Francia, durante un fin de semana.

¿Cómo funciona?

Una vez que haya reservado su estadía, ¡todo lo que tiene que hacer es esperar el momento adecuado!
El día anterior a su salida recibirá en su domicilio la famosa "caja de desconexión" con el lugar exacto de su estancia. Este lugar, de hecho, se mantiene en secreto hasta el último momento.
La caja de desconexión contiene muchas cositas imprescindibles para pasar un fin de semana en total desconexión sin que te falte de nada.
No voy a estropearles la sorpresa enumerando todo lo que encontrarán allí, pero para las personas preocupadas por no tener su teléfono inteligente para inmortalizar este fin de semana, ¡sepan que la caja contiene una cámara desechable! Hace unos años atrás con fotos reales y sobre todo en cantidades limitadas! Algo para disfrutar un poco más del momento presente.
Una vez que llegue a su lugar de estadía, ¡tendrá que colocar sus dispositivos electrónicos dentro de una caja cerrada con candado! Los encontrará solo en el momento de la salida.
¡Tú solo tienes que disfrutar de tu fin de semana en completa desconexión!



Más información sobre los fines de semana de AuCalme

Historias de nuestro fin de semana en el Mosa

Ahora déjame contarte sobre el fin de semana que tuvimos la oportunidad de pasar con auCalme.
La llegada tiene lugar el viernes, al final de la tarde en el pueblo de Vauquois. Vauquois es un pueblo tristemente conocido ya que fue completamente arrasado durante la Primera Guerra Mundial antes de ser reconstruido al pie de la colina en la que se encontraba. Vauquois es un (muy) pequeño pueblo de unos veinte habitantes.
Nos reciben Michelle y Bernard, los propietarios de los alojamientos en los que pasaremos estos dos días.

Una nota rápida sobre la casa rural, es la antigua casa del general Deprez, que participó en la Primera Guerra Mundial y trabajó para reconstruir el pueblo de Vauquois después de su destrucción. Es un edificio imponente con un agradable jardín del que se puede disfrutar. La casa y los alrededores están bañados por la calma y el canto de los pájaros.

Después de varias explicaciones sobre las cosas que hacer y ver en el pueblo, Michelle y Bernard nos entregan el “kit de desconexión” que ofrece auCalme. es hora de separarnos de nuestros objetos favoritos, para más tranquilidad. Por lo tanto, depositamos nuestros relojes y teléfonos móviles en una caja, cerrada con candado por nuestros anfitriones.
Tras un paseo por el pueblo, nos espera una cena aperitivo en nuestra habitación.
El sábado y el domingo por la mañana, nos despertará el canto de los pájaros y disfrutaremos de un suculento desayuno preparado por nuestro anfitrión.


Una de las particularidades de este fin de semana será visitar los alrededores y encontrar lugares de interés como pudieron haber hecho nuestros abuelos. No hay teléfono móvil para usarlo como GPS, sino un mapa de carreteras, no Google para mostrarnos lugares de interés, ¡pero el pequeño folleto de AuCalme acompañado de instrucciones de ex participantes y buenas señales de tráfico antiguas!
Todo esto será suficiente para que nos demos cuenta de que en el entorno de este pequeño pueblo "perdido" se nos ofrecerán multitud de cosas. Las actividades serán variadas, como un pequeño paseo hasta la cima de la Bute de Vauquois para conocer más sobre la trágica historia de este pueblo que aún conserva las huellas de las batallas que tuvieron lugar aquí hace más de un siglo.



La visita de los alrededores también nos habrá hecho descubrir Varennes, igual de famoso, por otro motivo, ya que es en este pueblo donde fue detenido, el 21 de junio de 1791, Luis XVI y su esposa en la huida hacia Oriente.

Último lugar visitado, el cementerio americano de Romagne-sous-Montfaucon. Sin duda el lugar más sorprendente de nuestra estancia, un cementerio donde están enterrados nada menos que 14 soldados estadounidenses. El sitio es impresionante por su tamaño pero también por la calma en la que está inmerso. Una visita que recomiendo encarecidamente si estás por la zona.


Mi opinión sobre “auCalme”: valoración y sensaciones

Saco una conclusión muy positiva de esta experiencia “desconectada”. Saco tres puntos positivos que me llevan a recomendar esta estancia.

El primer punto se refiere a la toma de conciencia de la hiperconectividad de la que hoy somos víctimas. La televisión, pero especialmente nuestros teléfonos inteligentes, nos han vuelto totalmente dependientes. Pasar un fin de semana sin un teléfono en el bolsillo puede resultar muy confuso al principio. No conté la cantidad de veces que quise sacar mi teléfono de mi bolsillo antes de darme cuenta de que no lo tenía conmigo. A pesar de esta "falta" al principio, rápidamente te das cuenta de que es posible pasar sin ella. El mapa proporcionado nos permite orientarnos, la cámara desechable nos permite inmortalizar los momentos más importantes, por lo demás, la comunicación directa con nuestros anfitriones o las personas que encontramos en el lugar es más que suficiente.


El segundo punto está más relacionado con los beneficios que trae este tipo de fin de semana. Es un fin de semana en el que tendrás la mente libre, sin el teléfono, pero también sin preocuparte por una posible organización que gestionar. El destino te está siendo comunicado solo en el último momento, no tendrás tiempo para “organizar” este fin de semana. Tendrás que confiar en la pequeña guía proporcionada, o dejarte llevar según tus deseos y tus intuiciones. Esto tiene como consecuencia tener el espíritu libre para relajarse y disfrutar de la(s) persona(s) con las que pasas este fin de semana.

Llamaría al último punto una "bonificación". Esto se refiere al lado de la "visita", descubrimiento de lugares y descubrimientos culturales. Para mí no era muy importante en este fin de semana visitar como podría serlo en otras circunstancias. Sin embargo, el hecho es que hará descubrimientos como lo hicimos nosotros visitando lugares desconocidos para nosotros, "perdiéndose" en pequeños caminos rurales y quizás también aprenda más sobre la historia de ciertas regiones de Francia.

Añade un comentario de Y si pasamos un fin de semana "tranquilo"
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.