close
    search Buscar

    Río de Janeiro y sus montañas

    Quien soy
    Judit Llordes
    @juditllordes
    REFERENCIAS EXTERNAS:

    travellerspoint.com

    FUENTES CONSULTADAS:

    tripadvisor.com logitravel.com lonelyplanet.com

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Cristo Redentor

    Nuestra actividad favorita: Excursión en tierra en Río de Janeiro

    Encaramada en la montaña del Corcovado, la estatua del Cristo Redentor se impone sin contexto como símbolo de Río de Janeiro. El guardián de sus habitantes, el orgullo de los cariocas.

       

    Hay dos formas de llegar: por carretera, un taxi o un autobús te pueden dejar al pie de la roca, la entrada entonces cuesta 13 reales por persona;



    o en el tren que te lleva en 25 minutos a través de la frondosa vegetación de la selva de Tijuca, pero el billete esta vez cuesta 45 reales.

    ¡La Floresta de Tijuca es una experiencia en sí misma, ocupa el 20% de la superficie de Río y se jacta de ser la selva urbana más grande del mundo!

    A 710 metros sobre el nivel del mar, el Corcovado domina toda la ciudad de Río. Las panorámicas están casi garantizadas, pero ten cuidado, ¡la montaña a menudo queda atrapada por la niebla!

    Incluso en la niebla, la estatua del Cristo Redentor, que mide 38 metros de altura y pesa más de 1100 toneladas, no te dejará indiferente.

    Y seguramente te darán ganas de dar un paseo por la montaña de enfrente, el legendario Pain de Sucre.

    Pain de Sucre

    Una vista impresionante… Desde lo alto del Pan de Azúcar, es imposible no enamorarse de esta ciudad de Río de Janeiro.

    Esta roca mítica se encuentra frente al Cristo Redentor, por lo que es desde allí desde donde se pueden tomar las fotos 'turísticas' más hermosas de Río.

       

    ¡Es mejor no estar demasiado mareado primero! La cumbre del Pan de Azúcar se eleva 400 metros sobre el nivel del mar y se llega a ella mediante dos teleféricos.



    Con salida desde la bonita playita de Urca, los billetes están a la venta por 45 reales. El precio es alto, pero la visita vale la pena, la vista es tan impresionante.


    Para los amantes de las emociones fuertes, también es posible llegar en helicóptero o escalar la roca con un guía.


    Una vez arriba, elige tu banco y pide un cóctel brasileño mientras admiras la hilera de playas de Copacabana e Ipanema por un lado, o la Bahía de Guanabara por el otro. ¡Bebe, respira, estás en Río!

    Añade un comentario de Río de Janeiro y sus montañas
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.